“Solo nos enriquecemos verdaderamente cuando somos capaces de compartir”

Ningún esfuerzo de 'pacificación' será duradero, ni habrá armonía y felicidad para una sociedad que ignora, que margina y abandona en la periferia una parte de sí misma. Una sociedad así, simplemente se empobrece a sí misma; más aún, pierde algo que es esencial para ella”. Con estas palabras se dirigió el Papa Francisco a los miembros de la comunidad de "Varinha" el 25 de julio de 2013, durante su viaje apostólico a Río de Janeiro.

No dejemos entrar en nuestro corazón la cultura del descarte, porque somos hermanos. No hay que descartar a nadie. Recordémoslo siempre: sólo cuando se es capaz de compartir, llega la verdadera riqueza; todo lo que se comparte se multiplica. Pensemos en la multiplicación de los panes de Jesús. La medida de la grandeza de una sociedad está determinada por la forma en que trata a quien está más necesitado, a quien no tiene más que su pobreza”.

“Estamos llamados a testimoniar el Evangelio de Cristo”