República Centroafricana

Inaugurado en Bangui el nuevo hospital pediátrico querido por el Santo Padre

El sábado 2 de marzo de 2019 se inauguró en Bangui el nuevo hospital pediátrico, renovado y ampliado por iniciativa del Papa Francisco bajo la gestión de la Santa Sede, y cuyo diseño y cuidado fue confiado al Hospital Pediátrico Bambino Gesù de Roma. La ceremonia se celebró en presencia del Limosnero Apostólico, Cardenal Konrad Krajewski; de la Presidente del Bambino Gesù, Mariella Enoc, y de Domenico Giani, Comandante del Cuerpo de la Gendarmería Vaticana. Este último ya había promovido varias iniciativas de solidaridad para la capital de la República Centroafricana, entre las que se encuentra el concierto de Claudio Baglioni, realizado el 17 de diciembre de 2016 en el Aula Pablo VI.

No es la primera vez que el Santo Padre expresa su solidaridad con los niños del país centroafricano. Ya en noviembre de 2015, antes de la inauguración del Jubileo de la Misericordia en Bangui, fue a visitar el complejo pediátrico de la ciudad, trayendo consigo medicamentos ofrecidos por el Hospital Bambino Gesù y, sobre todo, sonrisas, palabras de consuelo y caricias, así como una promesa: “No los olvidaré”. Justamente, el 12 de julio de 2017, dos años más tarde, se colocó la primera piedra del nuevo centro de salud con vistas a la renovación de las instalaciones existentes y la creación de un centro terapéutico dedicado a los niños desnutridos. Con el inicio de las obras, también gracias a los acuerdos con el Gobierno centroafricano, se inició un proyecto más amplio, caracterizado no solo por el apoyo material, sino también por cursos de formación y actualización para el personal médico y de enfermería del lugar, así como de educación para las familias.

El hospital, explicó el Papa Francisco en un mensaje de vídeo del 1 de marzo de 2019, es “un signo concreto de misericordia”, que encuentra su origen en el Año Santo inaugurado anticipadamente el 29 de noviembre de 2015 en la República Centroafricana. Al atravesar la Puerta Santa de la Catedral de Bangui, el Papa dijo: “Bangui se convierte en la capital espiritual de la oración por la misericordia del Padre. Todos nosotros pedimos paz, misericordia, reconciliación, perdón, amor”. “Me gusta pensar -explicó el Santo Padre- que la Puerta Santa sigue abierta y que el río de misericordia dará vida a este hospital pediátrico y a todos los que trabajarán allí”.

POCO O MUCHO, NO IMPORTA.
DONAR ES UNA ALEGRÍA