Mozambique

En nombre del Santo Padre, ayudas a las poblaciones de Mozambique, Zimbabue y Malaui afectadas por el ciclón Idai

Entre el 4 y el 21 de marzo de 2019, un ciclón tropical se abatió sobre África centro oriental, provocando terribles inundaciones que devastaron regiones enteras de Mozambique, Zimbabue y Malaui. Más de 400 personas perdieron la vida; los heridos se contaron por miles; y centenares de miles de personas perdieron su hogar. Los afectados fueron en total más de un millón. La ciudad de Beira, en Mozambique, quedó totalmente destruida.

Los daños estructurales también fueron enormes: tras una semana de intensas lluvias torrenciales, se derrumbaron miles de casas y edificios públicos; y las carreteras principales quedaron cortadas. Las redes del agua y la electricidad, así como las estructuras sanitarias, se vieron gravemente dañados.

El Santo Padre, durante la audiencia general del 20 de marzo 2019, expresó su dolor y su cercanía a las poblaciones afectadas; y encomendó “a las víctimas y sus familias a la misericordia de Dios”, rogando “apoyo y consuelo para todos los afectados por esta calamidad”.

Asimismo, el Papa Francisco, mediante el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, ha enviado una primera ayuda de 150.00 euros (50.000 para cada país) para el socorro de las poblaciones en la primera fase de emergencia. Con ello, el Pontífice ha querido expresar su cercanía espiritual y su apoyo paterno a las personas afectadas. La suma ha sido distribuida –en colaboración con las Nunciaturas Apostólicas- entre las zonas más golpeadas por la catástrofe, y empleada en obras de socorro y asistencia.

POCO O MUCHO, NO IMPORTA.
DONAR ES UNA ALEGRÍA