El Óbolo da una señal de esperanza al pueblo de la isla de Lesbos

El Óbolo de San Pedro ha donado 50 mil euros en favor de las víctimas del terremoto que el 12 de junio devastó el sur de la isla de Lesbos, Grecia. Los recursos irán en ayuda del pueblo ortodoxo de Vrisa, que colapsó después del primer movimiento telúrico.

El fuerte sismo de 6,3 grados en la escala de Richter dañó edificios y viviendas, provocando la muerte de una mujer y decenas de heridos. En el pueblo viven alrededor de 600 personas, muchas de las cuales se vieron forzadas a abandonar sus propias casas.

La ofrenda de la Santa Sede representa un signo de esperanza y de caridad, y también tiene «un gran valor desde el punto de vista ecuménico», como explicó el encargado de la Nunciatura, Mons. Massi Catterin. «La mayoría de los beneficiarios de la población son ortodoxos. De hecho, en Lesbos los católicos son apenas 50».

POCO O MUCHO, NO IMPORTA.
DONAR ES UNA ALEGRÍA